El cannabidiol como posible tratamiento para los trastornos de ansiedad

cannabis y ansiedad
Publicación científica sobre el cannabidiol como posible tratamiento para los trastornos de ansiedad.

El cannabidiol como posible tratamiento para los trastornos de ansiedad

Esther M. Blessing , Maria M. Steenkamp, Jorge Manzanares, and Charles R. Marmar 

 DOI: 10.1007/s13311-015-0387-1

Palabras clave: Cannabidiol, Endocannabinoides, Ansiedad, Trastornos de ansiedad generalizada, Trastorno por estrés postraumático 

Resumen

El cannabidiol (CBD), un componente del Cannabis sativa, es un fármaco de amplio espectro farmacológico que en los últimos años ha atraído un interés creciente como tratamiento para una variedad de trastornos neuropsiquiátricos. El propósito de la revisión actual es determinar el potencial del CBD como tratamiento para los trastornos relacionados con la ansiedad, mediante la evaluación de la evidencia de estudios preclínicos, experimentales en humanos, clínicos y epidemiológicos.

Encontramos que la evidencia preclínica existente respalda firmemente el CBD como tratamiento para el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de pánico, el trastorno de ansiedad social, el trastorno obsesivo-compulsivo y el trastorno de estrés postraumático cuando se administra de forma aguda; sin embargo, pocos estudios han investigado la dosificación crónica de CBD. Del mismo modo, la evidencia de estudios en humanos respalda un papel ansiolítico del CBD, pero actualmente se limita a la dosificación aguda, también con pocos estudios en poblaciones clínicas. En general, la evidencia actual indica que el CBD tiene un potencial considerable como tratamiento para múltiples trastornos de ansiedad, y es necesario realizar más estudios sobre los efectos crónicos y terapéuticos en poblaciones clínicas relevantes.

Introducción

El miedo y la ansiedad son respuestas adaptativas esenciales para hacer frente a las amenazas a la supervivencia. Sin embargo, el miedo excesivo o persistente puede ser una mala adaptación y provocar una discapacidad. Los síntomas que surgen del miedo y la ansiedad excesivos ocurren en una serie de trastornos neuropsiquiátricos, incluido el trastorno de ansiedad generalizada (TAG), el trastorno de pánico (EP), el trastorno de estrés postraumático (TEPT), el trastorno de ansiedad social (SAD) y el trastorno obsesivo compulsivo (TOC). En particular, el TEPT y el TOC ya no se clasifican como trastornos de ansiedad en la reciente revisión del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales-5; sin embargo, la ansiedad excesiva es fundamental para la sintomatología de ambos trastornos.

Estos trastornos relacionados con la ansiedad están asociados con una menor sensación de bienestar, tasas elevadas de desempleo y ruptura de relaciones, y un riesgo elevado de suicidio. Juntos, tienen una prevalencia de por vida del 29%  en los EE. UU., la más alta de cualquier trastorno mental, y constituyen una inmensa carga social y económica.

Los tratamientos farmacológicos actualmente disponibles incluyen inhibidores de la recaptación de serotonina, inhibidores de la recaptación de serotonina-noradrenalina, benzodiazepinas, inhibidores de la monoaminooxidasa, fármacos antidepresivos tricíclicos y agonistas parciales del receptor 5-hidroxitriptamina (5-HT) 1A. Los anticonvulsivos y los antipsicóticos atípicos también se utilizan para tratar el trastorno por estrés postraumático. Estos medicamentos están asociados con tasas de respuesta limitadas y síntomas residuales, particularmente en el trastorno por estrés postraumático, y los efectos adversos también pueden limitar la tolerabilidad y la adherencia. La carga sustancial de los trastornos relacionados con la ansiedad y las limitaciones de los tratamientos actuales otorgan una alta prioridad al desarrollo de nuevos tratamientos farmacéuticos.

El cannabidiol (CBD) es un componente fitocannabinoide de Cannabis sativa que carece de los efectos psicoactivos del ∆9-tetrahidrocannabinol (THC). El CBD tiene amplias propiedades terapéuticas en una variedad de trastornos neuropsiquiátricos, derivados de diversas acciones del sistema nervioso central. En los últimos años, el CBD ha atraído un interés creciente como posible tratamiento ansiolítico. El propósito de esta revisión es evaluar la evidencia de los estudios preclínicos, clínicos y epidemiológicos actuales relacionados con los posibles riesgos y beneficios del CBD como tratamiento para los trastornos de ansiedad.

Para acceder a la publicación científica haz click, aquí: 

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *