Cannabinoides para el uso médico

organnical plataforma online
Publicación científica sobre los cannabinoides para uso médico: revisión sistemática y metanálisis

Cannabinoides para uso médico: revisión sistemática y metanálisis

Penny F. Whiting, PhD; Robert F. Wolff, MD; Sohan Deshpande, MSc; et al
JAMA. 2015;313(24):2456-2473. / DOI: 10.1001/jama.2015.6358

Resumen

Importancia: El cannabis y los fármacos cannabinoides se utilizan ampliamente para tratar enfermedades o aliviar los síntomas, pero su eficacia para indicaciones específicas no está clara.

Objetivo: Realizar una revisión sistemática de los beneficios y eventos adversos (EA) de los cannabinoides.

Fuente de datos: Veintiocho bases de datos desde el inicio hasta abril de 2015.

Selección de estudios: Ensayos clínicos aleatorizados de cannabinoides para las siguientes indicaciones: náuseas y vómitos debidos a la quimioterapia, estimulación del apetito en el VIH / SIDA, dolor crónico, espasticidad debida a esclerosis múltiple o paraplejía, depresión, trastorno de ansiedad, trastorno del sueño, psicosis, glaucoma o síndrome de Tourette. 

Extracción y síntesis de data: La calidad de los estudios se evaluó mediante la herramienta Cochrane de riesgo de sesgo. Todas las etapas de revisión fueron realizadas de forma independiente por 2 revisores. Cuando fue posible, los datos se agruparon mediante un metanálisis de efectos aleatorios.

Principales resultados y medidas

Resultados relevantes para el paciente / específicos de la enfermedad, actividades de la vida diaria, calidad de vida, impresión global de cambio y EA.

Resultados

Se incluyeron un total de 79 ensayos (6462 participantes); 4 fueron juzgados con bajo riesgo de sesgo. La mayoría de los ensayos mostraron una mejoría en los síntomas asociados con los cannabinoides, pero estas asociaciones no alcanzaron significación estadística en todos los ensayos. En comparación con el placebo, los cannabinoides se asociaron con un mayor número medio de pacientes que mostraban una respuesta completa a las náuseas y los vómitos (47% frente a 20%; odds ratio [OR], 3,82 [IC del 95%, 1,55-9,42]; 3 ensayos), reducción en el dolor (37% vs 31%; OR, 1,41 [IC del 95%, 0,99-2,00]; 8 ensayos), una mayor reducción promedio en la evaluación del dolor de la escala de calificación numérica (en una escala de 0-10 puntos; diferencia de medias ponderada [ DMP], −0,46 [IC del 95%, −0,80 a −0,11]; 6 ensayos) y reducción promedio en la escala de espasticidad de Ashworth (DMP, −0,12 [IC del 95%, −0,24 a 0,01]; 5 ensayos). Hubo un mayor riesgo de EA a corto plazo con los cannabinoides, incluidos EA graves. Los EA comunes incluyeron mareos, sequedad de boca, náuseas, fatiga, somnolencia, euforia, vómitos, desorientación, somnolencia, confusión, pérdida del equilibrio y alucinaciones.

Conclusiones y relevancia

Hubo evidencia de calidad moderada para apoyar el uso de cannabinoides para el tratamiento del dolor crónico y la espasticidad. Hubo evidencia de baja calidad que sugiere que los cannabinoides se asociaron con mejorías en las náuseas y los vómitos debido a la quimioterapia, el aumento de peso en la infección por VIH, los trastornos del sueño y el síndrome de Tourette. Los cannabinoides se asociaron con un mayor riesgo de EA a corto plazo.

Introducción

Cannabis es un término genérico que se utiliza para las drogas producidas a partir de plantas pertenecientes al género Cannabis.1 Es una de las drogas recreativas más populares; En todo el mundo, se estima que 178 millones de personas de entre 15 y 64 años consumieron cannabis al menos una vez en 2012.2 El cannabis se incluyó como droga fiscalizada en la Convención Única de las Naciones Unidas sobre Estupefacientes, celebrada en 1961,3 y su uso es ilegal en la mayoría de los países.

El cannabis medicinal se refiere al uso de cannabis o cannabinoides como terapia médica para tratar enfermedades o aliviar los síntomas. Los cannabinoides se pueden administrar por vía oral, sublingual o tópica; se pueden fumar, inhalar, mezclar con alimentos o preparar té. Pueden tomarse en forma de hierbas, extraerse naturalmente de la planta, obtenerse por isomerización del cannabidiol o fabricarse sintéticamente.4 Los cannabinoides recetados incluyen cápsulas de dronabinol, cápsulas de nabilona y nabiximols en aerosol bucal.4 Algunos países han legalizado el cannabis de calidad medicinal pacientes con enfermedades crónicas. Canadá y los Países Bajos tienen programas administrados por el gobierno en los que empresas especializadas suministran cannabis a base de hierbas de calidad controlada.5 En los Estados Unidos, 23 estados y Washington, DC (mayo de 2015) han introducido leyes para permitir el uso médico del cannabis6; otros países tienen leyes similares. El objetivo de esta revisión sistemática fue evaluar la evidencia de los beneficios y los eventos adversos (EA) de los cannabinoides médicos en una amplia gama de indicaciones.

Conoce más sobre esta publicación científica, aquí: 

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *